miércoles, 7 de abril de 2010

It´s a gas! gas! gas!


"I fuck you right where you breath, because I don't give two shits about you or nobody else."

En 1973, un treintañero Martin Scorsese, joven e inmaduro aún en las páginas del cine norteamericano, invocó a dos aún más jóvenes actores; juntos, apenas empezaban a construir sus célebres carreras. La primera colaboración de Robert De Niro y Harvey Keitel con Marty marcaría un punto de partida en la fimografía del director, devoto desde sus comienzos por los barrios bajos, sus costumbres, la violencia ,ambientes poco amigables y lo que sucede por las noches cuando la gente "bien" duerme.

Mean Streets  se desarrolla en New York- a pesar de que casi ninguna escena está rodada ahí- y cuenta los entreveros de una banda de gangsters ítaloamericanos. El personaje central, Charlie ( Harvey Keitel), un good mobster guy, intenta sostener su vida mafiosa lidiando con un romance prohibido y sacando la cara por un irresponsable y negligente amigo de la familia, el malparido de Johnny Boy, encarnado en Robert De Niro.
El tipo le debe plata a medio mundo, no le paga a nadie y, mientras Charlie sale a tapar agujeros, él disfruta de caldear los ánimos por donde quiera que pase.

De Niro le saca brillo a un personaje que es una escoria, un buscapleitos renegado de todos y de todo. Keitel complementa con sus caras y gestos a lo Gaudio,"qúe hago acá me querés decir?". La película en general parece un largo videoclip, escenas largas con diálogos triviales cortados con una suculenta dosis de violencia, recurso aprovechado magistralmente por Tarantino años más adelante. En Mean Streets, la entrada al bar es todo un acontecimiento, Scorsese pone play a Jumpin´ Jack Flash, y toma a Keitel de espaldas en un plano secuencia slow motion saludando a todos mientras chasquea los dedos e intenta un baile al compás de la música.

Muchos consideran a Mean Streets como la película de cabecera de un director abonado a los tiros y las buenas historias, donde el suburban neoyorquino estará presente a lo largo de toda su filmografía, desde puntos de vista polémicos a veces, pero siempre con un toque personal que relega a veces el flujo del relato en favor de la intensidad de sus escenas y la preponderancia de sus personajes, que no se callan nada y embarran la cancha cada vez que pueden. De Niro en años siguientes interpretaría a un joven Vito Corleone y al radical taxista Travis en Taxi Driver, también de Scorsese, donde llevaría a un plano más oscuro el asunto under. Si aquellos papeles existieron y fueron tan trascendentes , fue en parte a esta sobresaliente tarea del buen Rob, rutilante desde el principio.

Hay todo un mundo por descubrir con Scorsese, sus películas no son pocas y muchas de ellas son parecidas.Aún así, aventurarse en Planet Marty es siempre reconfortante, al final siempre vendrá una sonrisa y una mueca de satisfacción, si lo que se busca es intensidad, contundencia y personajes poderosos. Para otra cosas están Bergman, Godard o Kieslowski, pero esa es harina de otro costal.

MEAN STREETS. 1973

VALORACIÓN: 7.5

DIRECCIÓN: Martin Scorsese
GUIÓN: Martin Scorsese, Mardik Martin
PRODUCCIÓN: E. Lee Perry, Jonathan T. Taplin
FOTOGRAFÍA: Kent L. Wakeford
EDICIÓN: Sidney Levin
MÚSICA: Soundtrack

REPARTO: Harvey Keitel - Robert De Niro - David Proval - Richard Romanus - Amy Robinson - Cesare Danova

DURACIÓN: 112 M
PAÍS:  USA
LENGUAJE: INGLÉS - ITALIANO

ASPECTO: 1.85 :1
CALIFICACIÓN: AM 18
CRÍTICA:
"Soez, maquiavélica, zarpada" Nico Gaitán, tumbero
"Es una lucha" Carlín, intendente de Gral Pico
"Audaz y conmovedora", Rozín, pelotudo
"De acá saqué un par de cositas", Q.T.,anónimo